Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Posts Tagged ‘susana diaz subnormal

Susana Diaz me da asco

leave a comment »

Lo admito, no puedo reprimir la sensación ante su presencia. Antes de nada y por si hay algún policía del pensamiento aclarar que no tengo nada en su contra como persona y tal, quiero decir, no tengo pensado enviarle un anónimo con letras recortadas de los titulares del Pronto amenazándola con hacerle perrerías ni nada parecido, no solo soy un apóstol de la no violencia, soy un apóstol de la no acción en absoluto.

Y no es por mujer, o andaluza, o por la combinación de ambas. Susana Diaz es estomagante por si misma, aunque imagino que esas dos son sus primeras líneas de defensa, atribuir el rechazo que provoca a su procedencia o su genero como si atribuirla a otros motivos (su manera de entender la política, su gestión, su discurso) estuviera fuera de lo concebible.

Las veces que la he escuchado (hice el esfuerzo), vi un discurso plagado de yoismo. Soy una ganadora, sabéis que no me gusta perder, voy a reunir al partido, somos una gran familia (de la que yo soy la matriarca), poco o nada fuera de las claves de ella misma o el partido Solo que su ego extiende cheques que sus resultados no pueden pagar. El haber de Susana son los peores resultados del Psoe en Andalucia en su historia reciente. Una cosa peor que ir fardando de ser un winner de la vida es que encima no lo seas, que es lo que dicen los resultados de Susana.
56fe8b75685ab-r_1459524681953-3-286-972-785

Susana, su carrera, lo que representa, es solo digno de lástima y desprecio. Es a la política lo que Carlos II a la monarquía. Endogamica decadencia, oprobio y trospidez No es Frank en House of Cards, es un personaje con frase graciosa de la que se avecina, y nadie se ha preocupado por hacérselo saber, de ponerla en su lugar.

El drama que este producto de política de alcoba para quien el militante, (no digamos el votante) es un mero consentidor esconde es el de una manera de hacer política equivocada y nociva. Una política al servicio de los intereses de una persona, y por tanto, carente de cualquier sustrato más allá de lo que a esta persona le interese en cada momento. Como el Psoe ha llegado a estar en manos de este tipo de personas solo puede atribuirse a la degeneración de un sistema de bipartidismo que aún agonizante no termina de caer. Entiéndase, no he votado nunca a Podemos mientras que si voté alguna vez al Psoe, no porque me represente especialmente, sino porque consideré que era lo conveniente en aquel momento. Pero jamás votaría a nadie como Susana.

Anuncios

Written by Anónimo

mayo 15, 2017 at 9:57 pm

Enigma Susana

leave a comment »

La historia reciente del Psoe comienza a escribirse en las primarias que enfrentaron a Chacón y Rubalcaba. El discurso cutre y naif de Chacón fue el epílogo apropiado para su carrera y para el Zapaterismo, una etapa que podía haber supuesto un renacimiento del Psoe y la superación del fantasma de Felipe pero que se quedó en una oportunidad perdida en manos de una generación de políticos inanes, bisoños e insuficientes que terminaron superados por las circunstancias.

Las siguientes elecciones y la derrota de Rubalcaba supondrían el final de cualquier intento de revival del felipismo. Final justo, Rubalcaba hizo carrera de sus habilidades para la supervivencia, pero ni en sus mejores momentos dejó de ser un secundario ni mucho nuevo podía esperarse de él.

Con ambos finales se abría lo que podía ser un momento refundacional, una oportunidad para que el militante eligiese a un representante no deudo de ninguna familia o corriente, un momento en el que debieron salir un Pablo Iglesias, un Errejón o incluso un Rivera si lo que se pretendía era seguir apostando por el centro derecha decorado con medidas sociales que era a lo que se llevaba dedicando el partido hace tiempo. No sucedió de esa manera, antes de que nadie se diera cuenta nos enteramos que el sillón estaba adjudicado a Susana Diaz sin necesidad de refrendo.

Imagino que estos casos de liderazgo súbito tienen como objetivo que el personal no cuestione mucho los fundamentos de la elección, por si acaso. En el caso de Susana Diaz son cuestionables. Comencemos por los resultados, los suyos han sido los peores del Psoe en Andalucía en tiempos, llegando a tener que pactar con Ciudadanos para conservar lo que siempre ha sido su feudo. Las previsiones no son optimistas, ahora mismo perderían Andalucía en una caída que ellos justifican en el proyección nacional de la candidata (premio a la justificación peregrina del año pero que sueltan por si cuela).

Pero si los resultados no son buenos, atribuyamoslo generosamente al signo de los tiempos, los números no son mejores. Andalucía sigue no en el culo del país, que ya es decir, sino de europa. El susanismo no ha mejorado una mierda las métricas. Solo hace un par de semanas una marea blanca recorría Granada para protestar por el estado de la sanidad. El mismo tipo de manifestación que se da en las comunidades gobernadas por el PP. ¿Corrupción?, la actitud frente al caso ERE guarda sospechosas similitudes con la actitud del PP.
hemos
En un último intento por encontrar dónde se asienta la confianza ciega en Diaz he llegado a escuchar sus discursos, y concluyo que si hay que buscar, mejor no se haga en su oratoria: el despliegue de un catálogo de simplezas mal despachado, simplezas que no solo son idiotas, es que son tal falsas que parecen una burla a cualquier receptor con dos neuronas de guardia. Algo tiene el agua cuando se la bendice, debemos aceptar como única explicación del halo Susana.

Estos casos de probada falta de competencia o adecuación para un puesto suelen responder a tres causas. Una, la patrocinan. Dos, se mueve bien en la trastienda. Tres una mezcla de ambas. Esta tercera es mi hipótesis, sin atreverme a decir si la patrocinan por ser la piraña más voraz del acuario andaluz o si resultó la más voraz por estar patrocinada, cualquiera me parece plausible.

Con estos fundamentos su salto al ruedo nacional no ha podido ser otra cosa que una sucesión de torpezas y puestas en evidencia varias. Comenzando como cuando se pasó de calculadora y preparó unas primarias de pega donde se enfrentaron Eduardo Madina un poco obligado por su perfil con un candidato de paja destinado al sacrificio, Sánchez. Acertó Susana con Sánchez a la hora de buscar un candidato resultón pero tonto, Sánchez acredita ambas, pero fracasó miserable a la hora de escoger tonto, Sánchez no era el tonto que necesitaba.

Para quitárselo de encima tendría que montar aquel tragicómico espectáculo de Octubre. Uno de los momentos más lamentables de un partido como el Psoe en la reciente democracia. Consiguió su objetivo, pero el coste fue alto. Tuvo que abandonar su papel de poder en la sombra rebelándose como una Cersei de Canal sur, esto es, una estratega cutre (aún trata de continuar sin quitarse la careta). Por el camino enfrentó al partido a gran parte de su militancia evidenciando que está secuestrado por una dirección que responde a unos intereses contrarios a los de sus votantes, al de su propia naturaleza y función natural, y finalmente, concurrió en la mayor torpeza que puede cometer un político, convirtió a su rival (un botarate dicho sea de paso) en un mártir.

El resultado es el que vemos hoy. Susana está obligada a presentarse a las elecciones primarias (aunque incomprensiblemente sigue jugando al escondite mientras hace campaña, por dios Susana, que cansinez) contra la criatura que ha creado ella, criatura a la que le basta con hacer algo tan lógico como defender el ideario con el que el votante socialista se siente más cómodo para tener ventaja. No solo eso, debe defenderse a contrapié, en una escenario muy alejado de esa coronación planificada y excesivamente (mal) calculada que por su desmañada ejecución no ha terminado de producirse.

En esa confrontación el enigma Susana está llamado a concluir. Por el bien del Psoe, por salud democrática para el país, convendría que también concluyese al carrera de Susana y por extensión, de ese tipo de políticos patrocinados que son elevados por encima de sus logros y capacidades para seguir sirviendo intereses espurios. Y es que el agua, aunque te digan que esta bendita, no suele ser más que agua.

Written by Anónimo

enero 30, 2017 at 10:43 pm