Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Posts Tagged ‘rajoy indecente

Mariano, el modorro.

leave a comment »

Durante los días de partido, el dueño de el bar de mi barrio convidaba a los parroquianos a barra libre de pipas de girasol a granel servidas en voluminosos boles. La norma era simple, mientras consumieras podías comer las pipas que te diera la gana, las pipas, saladas como su puta madre, incitaban de manera ladina al consumo como podemos suponer. Al poco, la promoción atrajo a un nuevo cliente. Llegaba, pedía un corto de tinto con limón (creo que la consumación más barata) y se liaba a comer pipas como si no hubiese mañana, dando un pequeño sorbo (más bien mojaba los labios) al punto que apuraba la consumación las dos horas de partido, incluso mas si la noche era apacible, podía acabar con la lengua como esparto, pero salia a cuenta.

La intención de la promoción, aparte de dar sed y calmar los nervios, no era saciar a pipas al personal, nadie la entendía de esa manera, salvo este individuo. Como había cierta confianza con el dueño nos confesó que había tratado de varios métodos, directos e indirecto de hacérselo ver. Desde afearle su conducta a apelar al sentido común o la vergüenza torera. Ninguno había funcionado. De manera bastante modorra el interfecto le había respondido que la norma era todas las pipas que puedas comer con una consumación y aunque modestamente, el consumía.

El dueño estuvo tentado a terminar con esta practica con tal de no verle el careto al sujeto, pero al final consideró que la medida perjudicaría al resto de los clientes y que diantres, eran pipas y no percebes. Así que el modorro se quedo como una presencia mas del bar que rara vez intervenía (y cuando lo hacia era en plan modorro). Su mote fue pasando del modorro inicial a varias derivaciones (modorrower, modorronator…) y la chanza sobre la cantidad de pipas que podía ingerir o la altura que alcanzaban los montones de cascaras a su alrededor eran habituales hasta que simplemente, dejó de ir, imagino que encontraría otro sitio que daba risquettos o papas fritas.
rajoy-piscina
Recordé al modorro con la última de Mariano, pidiendo declarar por plasma arguyendo los altos costos de un desplazamiento de apenas 20 minutos (si, se fue a la final de Cardiff a cargo de los ciudadanos para hacer bromas de cuñado sobre Buffon, pero moverse 20 minutos supone un cargo inasumible para el erario publico). De todos los patrones de conducta que se le pueden aplicar, quizá este sea el que mas se ajusta para explicar el misterio mariano. Mariano es el tipo que se estudia la letra pequeña de cada promoción y alla se va para sacar el máximo provecho sin tener ninguna otra consideración que su propio interés. Imagino la escena, Mariano tienes que declarar, esta escrito que deba ser presencial?, no, pues saca el plasma cheli.

Ese patrón explica su conducta dentro del PP, no hay ningún mecanismo para echarle, ni siquiera para disputarle el liderazgo, así que Mariano tira para delante monger style, hasta que cualquier interesado desiste, puedes perder una, dos, las veces que haga falta, nadie ha dejado escrito que tengas que irte, o que tengas que convocar primarias, aunque sean trampeadas, de cuando en cuando para fingir que en tu partido hay democracia interna, en ausencia de normas Mariano tira millas.

Igualmente explica su actitud ante la corrupción. No hay nada en contra de enviarle mensajes de apoyo a un ladrón convicto, ni en sugerirle que intercedería por el ante la justicia, ni siquiera en sugerir que uno tiene mano ahí. No hay nada escrito acerca de la tolerancia hacia practicas corruptas por parte de casi todo tu partido, por lo que uno mira al cielo a ver si nubla o despeja y tira para delante.

La vida política de Rajoy no es obra de la astucia, la resistencia o la sabiduría arcana. La presencia de Mariano es puro modorrismo, aprovechar la ausencia de letra pequeña para buscar los recovecos del sistema y retorcerlo a su conveniencia, pero que no exista norma escrita no significa que su actitud ni su gestión atenten contra el sentido común, la ética, la decencia o la moral más básicas, no hablemos de conceptos menos primarios como el respeto a las normas democráticas, al votante de su partido o al ciudadano. Por mucho menos políticos en democracias desarrolladas habrían desaparecido hace tiempo. Pero la moral, la ética o le vergüenza torera en ultima instancia dependen de cada uno y obviamente las tragaderas de Rajoy son amplias.

El problema de que Mariano sea un modorro, de que aproveche los puntos ciegos del sistema para retorcerlo a su antojo es cuando uno se empeña en deformar algo llega un punto en que, aunque ceda la presión es imposible recuperar la forma inicial. Una vez sobrepasado el limite de elasticidad, el sistema es incapaz de recuperarse, cosa que me temo ha sucedido y que podremos evaluar  cuando Mariano decida que ya ha sobado el puesto lo suficiente.

Lo bueno en contrapartida, es que a partir de ahora sabemos que la única manera de alejar a estas alimañas de los puestos de responsabilidad es trabajar en diseñar una democracia a prueba de modorros.

Anuncios

Written by Anónimo

junio 8, 2017 at 9:44 pm