Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Posts Tagged ‘lecturas veraniegas

El nombre del viento – Patrick Rothfuss

leave a comment »

Lo bueno de vivir en un país sin verano es que uno no tiene que aplazar las lecturas veraniegas, ya saben, lecturas ligeras de quita y pon que enganchen lo suyo y no recalienten la cabeza. Las puede leer perfectamente en diciembre, marzo o incluso en julio, esperar no merece la pena.

El nombre del viento es una novela de Patrick Rothfuss relativamente reciente, 2007, que nos trae la historia de Kvothe, también llamado Kvothe el Sin Sangre, Kvothe el Arcano y Kvothe el Asesino de Reyes, un tipo que se las sabe todas en una sociedad de corte medieval y que leo por aparecer en casi todos los rankings recientes de mejores obras de fantasía medieval (genero ligero, poco nutritivo y que se puede leer a trompicones, en el autobús o mientras esta uno en una sala de espera)

¿Esta justificada tan buena fama?, ¿se puede codear con Juego de Tronos, Harry Potter o incluso el señor de los anillos?, ¿hasta donde llega la hype y donde la realidad?.
Pues bien, no, no es la polla en vinagre, de hecho ni siquiera es fluida o yo no la comencé a leer con fluidez hasta que el personaje llega a la Universidad (pocas veces llega a provocar un ritmo de lectura trepidante), y eso debe andar por un tercio de un libro de unas 700 paginas lo que debe ser un pecado para este tipo de obras. Eso no quiere decir que sea malo o pobre de solemnidad, algo que habrá que decidir cuando se cierre la trilogía, pero al menos el primer volumen se dedica casi en exclusiva a generar expectación y la cosa es algo rutinaria.
kvothe-nombre-del-viento
Vayamos por el principio, Kvothe es un muchacho que viaja con una troupe de feriantes de la cual su padre es el jefe (claro). Allí conoce a un arcanista que pronto repara en la inusual inteligencia del zagal y le va enseñando cosillas (y por cosillas no me refiero a la pilila u otras guarrerias). La vida es apacible yendo de pueblo en pueblo ofreciendo su arte hasta que un dia, tras despistarse por ir a coger setas, vuelve y encuentra que su troupe ha sido asesinada al completo por unos seres misteriosos. Solo en el mundo, Kvothe comienza sus aventuras en una nueva realidad más adversa y menos amable donde, como podemos suponer, no querrá dejar las cosas así como así y buscara vengarse. Para consumar su venganza lo primero que hará, lean atentos jóvenes ninis, es no descuidar su formación y hasta ahí justo llega este primer volumen, hasta sus primeros ciclos en la universidad.

El entorno esta bastante bien conseguido, de hecho puede ser lo mas conseguido, y el elemento sobrenatural, disfrazado de pseudo conocimiento arcano no chirría. El personaje central es algo cargante, tan pronto deslumbra a los profesores con su descomunal inteligencia, que atrae a la cachonda de la novela con su desbordante ingenio. Igual hace gala de su dominio de sus artes escénicas de su habilidad para el canto o para obnubilar a un publico exigente con su dominio del laúd que pierde el sentido invocando a las fuerzas de la naturaleza sin aprendizaje previo. Tal vez se haya pasado de sobradete con el muchacho, se puede criticar, algo que redunda en la empatia que puede generar en el lector o en la tensión de las tramas (al final se sale con la suya)

El libro no va de momentos épicos o batallas legendarias, no es El señor de los anillos, ni Juego de tronos (al menos de momento). Tal vez y pese a que los fanáticos del libro se ponen de uñas la referencia mas cercana (sin ser sospechosamente parecidos) sea Harry Potter. Hay magia (arcana en este caso), el personaje esta marcado por el asesinato de sus padres a manos de un ente malvado del que busca venganza, va a una escuela de magos/arcanos donde es un pauper y sobrevive a base de ingenio, despierta simpatías y antipatías entre el profesorado por sus capacidades, tiene un antagonista de entorno acomodado que envida la popularidad que genera, posee habilidades que desconoce o no controla (Harry hablaba parsel y este convoca al viento) y por su puesto, por torcidas que sean las cosas, las circunstancias se alinean siempre para salir airoso, a veces también con 50 puntos a favor de Gryffindor en el último minuto. No diré que hay copia ni inspiración, pero indudablemente en este primer volumen hay más de un lugar común.

Tal vez la diferencia más significativa es que Harry es un adolescente y la historia se cuenta desde el punto de vista adolescente y la historia de Kvothe la cuenta un señor mayor que regente una taberna (con una memoria prodigiosa, es capaz de recordar lo que paga por una manzana 30 años después), por lo demás tampoco creo que el publico objetivo sea muy diferente, es decir, no veo ningún inconveniente para que un chaval de 12 años no pueda leer este libro, no hay tetas, ni sangre, ni va a generar reflexiones que puedan escaparse de la mente de un crió de esa edad.

En conclusión, un libro de entretenimiento que puede estar lastrado por lo lo intocable del personaje principal, por que los personajes rara vez se salgan de la planicie (los malos malos, la heroína es esquiva y por supuesto guapa a rabiar) y por que las tramas tienden a ser tan previsibles como un culebrón sudamericano. Salvo por el elitismo propio del lector de este genero (lo que es mainstream deja de ser cool) y que el autor consiga superar las altas expectativas que va generando dudo que sea una obra cumbre del genero, aunque si una disfrutable si uno no exige mucho. Recomendable sobre todo para quienes gusten de la sensación de hacer un mohin y decir que el libro molaba mas cuando hagan una adaptación en forma de serie o cine con un Kovthe de genero femenino o albino, que es lo que se lleva ahora.

Written by Anónimo

julio 3, 2017 at 10:09 pm