Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Posts Tagged ‘berta isla la va a leer tu madre

Senectud

leave a comment »

Una de las cosas más jodidas que tiene que afrontar el varón ante la llegada de la senectud es el temor a saber que descubrirá la bajada de defensas que conlleva la perdida de flujo testosteronal. Con la acumulación de años y el agotamiento de la testosterona el pelo nos ralea (o blanquea), los músculos se aflojan, la grasa se acumula y las construcciones que nos mantenían dentro de lo respetable se debilitan.

Ejemplos recientes tenemos varios. Por ejemplo, al rey emérito a partir de cierto punto le importó tres cojones llevarse a su rubia concubina princesa (lo de princesa al menos de bote) a saraos oficiales, o irse a cazar elefantes pese a ser presidente de honor de la WWF) o Berlusconi y su bunga bunga pride. Julio Iglesias por ejemplo, esta a un paso de pasar de recibir demandas de paternidad a ponérselas él mismo a media españa y pedir que incluyan su semen en la lista de sustancias milagrosas junto con las lagrimas de unicornio mientras que Vargas Llosa se pasea como el quinceañero que ha conseguido convencer a la cachonda de la clase para acompañarle al baile de egresados aunque la cachonda de marras, hoy por hoy, pegue más con un sarcófago al lado que con un ardoroso amante latino. Los años simplemente pesan mucho sobre las mascaras del varón. ¿Viejos verdes?, no, viejos a los que ya simplemente les importa un pito mostrarse verdes.

Otro ejemplo reciente es el del venerable Marias (ahora si, ya no volvemos a entrar al trapo). Toda la vida manteniendo un perfil de intelectual modosito y ahora nos damos cuenta de que llevaba a un Jimenez Losantos dentro que al ser liberado ha salido arrasando como un alien en una convención de naturistas veganos. En la ultima entrevista al hilo de la polémica generada por su articulo sobre Gloria Fuertes el bueno de Javier nos indica que, por mucho que en su momento aspirase a ser italiano o ingles (de clase alta) basta rascar un poco para descubrir la pura cepa ibérica, y es que en lugar de matizar o aclarar su postura lo único que hace es entonar el sostenella y no enmendalla.

En primer lugar lo que hace Javier frente a la polémica es ignorarla. Reconoce (o presume) de carecer de correo electrónico, internet, ordenador o teléfonos modernos y, en consecuencia, conocimiento de polémicas digitales. Dejó de escribir en pluma porque apenas se matan gansos con esos fines y dejó el caballo porque lo pone todo perdido con sus boñigas, pero después de la máquina de escribir (mecánica) toda innovación es fruto de la intervención del maligno. Lo malo para él es que ignorar una realidad no la anula y por otro lado, puede que un día le den el nobel (se lo han dado a Dylan en esa lotería cualquiera tiene boletos) y se lo pierda por no revisar su bandeja de entrada en lugar de estar esperando en la ventana a que llegue una paloma torcaz.
pi_movie_film_aronofsky
Seguidamente Javier recuerda que hace poco escribió un artículo sobre el despilfarro en el departamento de defensa que no generó ninguna polémica. Por el respeto residual que hacia el conservamos no nos detendremos en explicarle porque una opinión sensata basada en hechos constatables no genera polémica mientras que una que incluye un ataque gratuito e innecesario si.

Finalmente Javier se corona recurriendo a la argumentación estúpida por excelencia, y que consiste justificarse uno con el argumento de es que yo soy así (yo soy asi de impertinente dice, desde los 80 dice reafirmando su pollaviejismo). Lo endeble de esa argumentación se observa de manera sencilla si sustituimos las acciones a justificar por alguna más bestia, por ejemplo. Vera, es que a mi me gusta patearle el culo a maricones en los parques de tres a cinco, pero oiga, no me lo afee, yo es que soy así. La justificación es tan burda que cuesta pensar que no haya escrito un artículo de los suyos para denunciarla. Cuando entona con frecuencia el es que yo soy muy así, uno puede completar la frase en su cabeza con un así de gilipollas eres, sin miedo a equivocarse demasiado.

Marias nos viene a verificar lo jodido que es para el varón el tema de envejecer, toda una vida trabajando en una imagen para que el chocheo te la mande a la mierda en tres desbarres. Eso o que presenta novela en breve lo que no sabría decir si es incluso peor.

Written by Anónimo

julio 10, 2017 at 10:07 pm