Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Archive for the ‘salamanca’ Category

El medallón de los cojones

leave a comment »

Hasta hace nada cualquier intento de tocar el medallón con la efigie de Franco de la plaza mayor de Salamanca se topaba con el argumento cansino de que la historia era la que era, y que no se podía cambiar quitando un medallón. La historia!, chillaban como si un avieso crio de 5 años estuviese jugando al balón alrededor de la estantería donde reposa la cristalería de la tía abuela.

Paradójico era sin embargo que cuando uno invitaba a estos celosos defensores de la Historia a conocerla todos argumentaran dolores de cabeza. La historia, claro, les importaba tres cojones, sobre todo la parte de leerla, investigarla o conocerla, siempre es mejor que la historia sea la que a ti te salga de los cojones que sea, la que te contó tu abuelo, la que conforman los recuerdos refractarios de tu infancia feliz o la que se retroalimenta de los grupos de redes sociales donde se concentra gente que piensa igual que tu. Por eso pueden estar orgullosos de Unamuno y sentirse agredidos por el medallón, si no tienes ni puta idea de que ocurrió ni ganas de conocerlo, es perfectamente compatible.
DDFfO6XXcAAuSJ3
Por desgracia quitar el medallón, las medallas póstumas, homenajes y condecoraciones varias, incluso demoler el valle de los caminos y dedicar la piedra a gravilla para carreteras no va a cambiar la historia un ápice. Seguirá estando ahí, impasible, impertérrita, inamovible y obstinada. Ojala fuese tan sencillo. Pero la historia no va a cambiar una mierda, Franco seguirá siendo un militar hijo de la gran puta trastornado que, creyendo tener linea directa con el santísimo (no sabemos si vio a Cristo descolgándose desde una claraboya enfrente de una churrería), se arrobo el derecho de decidir sobre la vida de otros congéneres. Franco seguirá siendo lo que fue, y las consecuencias del franquismo, algunas estructurales, las seguiremos sufriendo por décadas, como Miguel Hernandez, Lorca seguirán siendo muertos jóvenes, o Picasso y Buñuel eternos exiliados.

Pero ahora lo han quitado, sin premura, pero haciendo caso a la ley para variar. Puede ser que esta capitulación de el alcalde, (recordamos, hijo de un alcalde de salamanca franquista) se deba a que su nombre ha aparecido en los papeles de la operación Lezo, o por cualquier otro de los chanchullos en que el PP local anda enmierdado haciendo honor a su naturaleza. En cualquier caso hay que felicitarse, hoy Salamanca no es mas bella, pero se quita un lastre en su propósito de seguir siendo culta.

Written by Anónimo

junio 24, 2017 at 11:16 pm

Lo que Pisa esconde

leave a comment »

El pasado 6 de Diciembre los diarios abrían con los datos de Pisa. Rabia que arrinconar a la Constitución tras años de monopolizar su día de manera digna y la educación era una manera elegante de hacerlo. Destacaba en los resultados en España Castilla y León, una región concebida como cajón desastre y condenada a la invisibilidad desde su nacimiento.

Los analistas especializados de las cabeceras principales se lanzaron a estudiar el milagro castellanoleones. Ni Finlandia ni Corea. Palencia y Valladolid. Las conclusiones no diferían de otros análisis periodísticos actuales: superficiales, anecdóticas y erradas, pero que demonios, a quien hostias importan mañana es la máxima del periodismo contemporáneo.

Sin entrar en la cuestión de la elaboración del informe Pisa, por una razón principal, no tengo conocimientos para cuestionarlo aunque me consta de que desde el gremio de los formadores muchos tienen sus recelos. Mis reservas, lógicas y de mero sentido común, pueden ser las mismas que hacia cualquier indice, se corre el riesgo de que las autoridades educativas se enfoquen mas en lucir bien (sobre todo en un área tan sensible como la educación) que en lo que de verdad importa, esto es, la formación de los chavales (igual que uno estudia para aprobar el teórico de conducir, no para adquirir conocimientos de formación vial). Por otro lado comparar así en bruto algo que implica tantos factores como los resultados educativos de una escuela de Sepulveda con una de Singapur puede ser exactamente eso, hacer el bruto, sin que las conclusiones sirvan para nada.

Pero quedémonos con lo que podemos quedarnos. Efectivamente Castilla y León esta por delante de otras regiones mas ricas, y por delante de otras que invierten mas en educación. Eso esta muy bien, pero hay que echar un vistazo a las causas. En primer lugar se destaca el bajo nivel de alumnos por profesores. Considerando que en el ratio Castilla y León tiene un numero de profesores normal, encontraremos que este bajo ratio esta fundamentado en una cosa, no hay niños. ¿Que es una región sin niños?, exacto, una región condenada.
400px-castile_and_lec3b3n_blank_map-svg
Pero que sucede para que en Castilla y León la población este envejecida, ¿no frunjen los castellanoleoneses?, ¿tan austeras o áridas son sus doncellas?, ¿tan vagos los soldaditos del varón de la meseta?. No. No hay niños porque la gente en edad de tenerlos emigra. Se marcha. Así los únicos records poblacionales que de cuando en cuando gotean son igual de negativos y preocupantes. Salamanca por ejemplo ha retrocedido décadas en numero de habitantes. Hace un par de semanas llego a los 80000 pensionistas. Imaginen un país de 340000 habitantes donde 80000 son dependientes, seria un país insostenible. Solo la ciudad ha perdido 14000 habitantes en 10 años, y un cuarto de la población esta en edad de jubilarse. Lo mismo sucede con el resto de provincias, exceptuando algunos núcleos poblacionales.

No solo se marchan los castellano leoneses, la región presenta, en concordancia, uno de los indices menores de recepción de emigrantes. Para los contrarios a la emigración les diré que es una economía sin emigrantes, una economía muerta. El efecto colateral es que al ser mucho menor en numero, también son menos los niños emigrantes en edad escolar, lo que tiene su efecto en materia educativa hace las clases mas homogéneas (¿cual es el secreto de la escuela privada para presentar buenos resultados?, si eliminar a los emigrantes de la ecuación) y menor el esfuerzo de integrar, de nuevo un gran mal que trae una ventaja aunque no compensa.

Volvamos a quien se marcha, ¿porque lo hace? sencillo, el mercado laboral en Castilla y León es una puta basura (para que escatimar o buscar otros adjetivos). Mucha gente accede a la formación universitaria porque no tiene cosa mejor que hacer, sin turismo, sin industria, el futuro laboral de un joven que abandone sus estudios en secundaria dista mucho de ser halagüeño, en consecuencia, la gente estudia. Ademas asume que tarde o temprano tendrá que hacer la maleta, y siempre es mejor estar preparado.

Aquí llegamos a otra de las ultimas opciones que muchos universitarios en Castilla y León afrontan alguna vez en su vida antes de aceptar la salida: opositar. Muchos universitarios, un mercado laboral medieval igual a opositamos. ¿Cual es uno de los sectores mas boyantes de la economía salmantina?, efectivamente, las academias que preparan oposiciones. De ahí que quienes pasen las pruebas presenten mayor nivel que sus colegas canarios. No hay un gen en el castellano leones que lo predisponga al magisterio, simplemente hay mas competitividad derivada de la ausencia de oportunidades laborales.

Otros factores secundarios que contribuyen son la baja inferencia política en la educación en la región. De nuevo todo es poblacional. Adoctrinar y mejunjear con la educación tiene sentido si quieres que esa población llegue a adulta adoctrinada, en cambio si sabes que la mayoría no estará cuando tenga derecho de voto meterle mano a la faena educativa sobra, basta con dejar funcionar a la naturaleza (según los datos de las ultimas elecciones, el PP alcanza el 60% de votos en los votantes de mayor edad), por eso el PP seguirá mandando en la Junta, y por eso nada va a cambiar.

Así que no, amigos periolistos, los resultados educativos no vienen de que el Castilla y León la mayoría de la población viva del campo y conserven la mentalidad del Cuéntame (del Cuéntame del inicio) u otras explicaciones subnormales. Los buenos resultados son una confluencia de muchos factores, algunos para felicitarse como la labor de los docentes, pero lo que Pisa esconde en Castilla y León es en gran medida un futuro nefasto y dramático.

Written by Anónimo

diciembre 10, 2016 at 7:22 pm

El inexorable agonizar de la ciudad blanca.

leave a comment »

Los datos demográficos de la provincia salmantina son elocuentes por si mismos. Semestre tras semestre se confirma la tendencia que llevará a Salamanca a alcanzar su menor nivel demográfico desde 1930 en el siguiente censo (en el último censo de Julio de 2015 presenta 340.218 habitantes por 339.101 en 1930 pero solo de Enero de 2015 a Julio de 2015 se perdieron 1.783).

El dato, preocupante de por si, puede alcanzar tintes dramáticos al añadir el matiz (nada sorprendente por otra parte) de que la tasa de dependencia, esto es, numero de mayores de 65 y menores de 15 es del 56 por ciento, una de las mayores del país (en linea con otras provincias de Castilla y Leon) y nueve puntos por encima de la media. Esto es, solo un 44 por ciento de la población esta en edad de trabajar, un porcentaje aun menor de tener hijos.

Con estas cifras, es normal que las defunciones superen a los nacimientos (actualmente las duplican en numero) y el único factor que podía paliar esa situación, la inmigración, no se da, por el contrario Salamanca también pierde población por esa vía (de nuevo, población en edad de trabajar, que se llevan con ellos los hijos que pudieran tener y los servicios que pudieran consumir, es la franja de edad con mas consumo).

La situación en cifras corrobora lo que uno puede ver a pie de calle. La mayor parte de la población que uno se cruza son mayores o estudiantes. Hablando con conocidos uno constata que ya no solo se marchan recien licenciados en edad de buscar sus primeros trabajos, se van treinteañeros en edad de procrear y los pocos niños que se ven por las calles son paseados por padres ya talluditos. Lo que es aun peor que el hecho de que la mayoría de las familias tengan uno o varios miembros obligados a emigrar, la noción general es que ese hecho anómalo representa la normalidad.

Hay varios factores que explican este declinar que ha llevado a Salamanca a niveles de 1930. 1930, tengamoslo bien presente, antes de la guerra civil y antes de la segunda guerra mundial, unos años en que ir a Madrid podía llevar casi un día y no había apenas lineas de teléfono o automóviles (por cierto, ¿quien ocupa el parque de casas disponibles?, ¿porque el precio del suelo sigue siendo de los mas caros de la región?).

Por un lado la geografía no ayuda, la franja oeste es un territorio de nadie. Tal vez siempre fue así. Ahora mismo esta fuera de las principales rutas comerciales y el estado de las vías de comunicación hacen que sea un territorio facilmente prescindible en la ruta a Portugal. Alejado de la costa, alejado de las principales vías de comunicación, Salamanca no ha encontrado una alternativa que permita dar trabajo y fijar población.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ese es posiblemente el segundo factor. Quitando la producción cárnica y el sector primario cada vez menos necesitados de mano de obra, los motores económicos de la ciudad son como siempre han sido la universidad y el turismo, dos motores torpedeados por la crisis y las nefastas reformas educativas. Con la crisis y la subida de las tasas estudia menos gente, esto es, hay menos estudiantes y tampoco es que la oferta de Salamanca sea la mas atractiva para quienes quieren estudiar algo con perspectivas laborales halagueñas. El turismo, pese a que su estado de salud es razonable, es incapaz de generar empleo estable, de nuevo, gracias a que el empleo que promueven las ultimas reformas es por definicion precario e inestable, desde luego poco propicio para que quien se dedica a ello piense en formar una familia. La dependencia de estos dos motores oculta un factor clave, Salamanca no es una ciudad de emprendedores, ni lo ha sido, ni tiene pinta de que vaya a serlo (al contrario, a los Hidalgos siempre se le han mirado un poco por encima del hombro) y la opción tradicional de inversión del salmantino sigue siendo la de siempre, comprar un piso para alquilarlo (eh ahí la respuesta, aunque tarde o temprano el plan maestro sera presa de la sobreoferta).

Y ese, el conservadurismo, es el ultimo de los factores principales. No parece que ninguna de las políticas desarrolladas en los ultimos años haya conseguido cambiar en nada la situación. Se puede culpar a la Junta, comandada casi desde su nacimiento por el Partido Popular con una colección de sus mas grises actores secundarios a la cabeza, pero en realidad el salmantino ha mostrado una fidelidad casi enfermiza por el mismo partido a nivel local aunque se haya mostrado incapaz de proponer nada nuevo. Esta tendencia de voto, eso si, es acorde con el tipo de población que queda y tenderá a agudizarse, puede que mis hijos tengan que emigrar, pero eso no va a hacer cambiar mi intencion de voto puesto que emigrar es algo normal.

Con los datos y explicaciones en la mano es fácil adivinar que la situación, mala de por si, va a ir a peor. Salamanca puede seguir encantada de haberse conocido paseando una cara aun atractiva y en apariencia saludable, pero el charro de bien haría bien en comenzar a preocuparse en lugar de mirar al cielo y preguntarse por quien doblan las campanas.

El cierre de Cervantes

leave a comment »

La última vez que visité la librería Cervantes aún residía en España. Fui a comprar el cuarto o quinto volumen de Harry Potter (lo admito, no hay nada de poética en esta adquisición) que acababa de salir con el consiguiente ajetreo informativo que rodeaba sus lanzamientos. El dependiente, algo mal encarado, me increpó: pero es en inglés, piltrafilla le faltó decir, que vas a saber leer tu en ingles, que vas a verme el libro y me lo vas a devolver. Eso espero, respondí también en similar tono omitiendo otro apelativo similar, los libros de Potter solo se pueden leer en ese idioma.

De todas las veces que compré algo allí, algo que sucedió de forma mas o menos frecuente como en la vida de todo salmantino (dicho sea de paso, prefería ir a Víctor Jara), no consigo recordar nada parecido a un trato amable o bueno. Si el libro estaba en una de las plantas, lo normal es que te dijeran, vete a la planta tercera, idiota, como si fuese tu deber conocer la distribución. Si no estaba entonces podían pedirlo y que estuviese disponible en un tiempo prudencial (desde luego mayor a los que hoy día estamos acostumbrados con casi cualquier librería digital), o que simplemente se perdiese en el cajón de las cosas perdidas y que nunca recibieras la llamada.

pxl_e693a35130cde5dd80bfcf33924088a1

Cervantes era (es a día de hoy) la librería de referencia en Salamanca, pero por desgracia, no era ajena a los males que aquejan (aquejaban al paso que va), al comercio salmantino del centro de la ciudad, males que posiblemente sean comunes a ese tipo de capitales de provincias. Empresas familiares donde los hijos o sobrinos del fundador o el empleado de toda la vida daba un servicio regulero dependiendo de un humor variable con tendencia a estar nublado y presto a tratar al consumidor como si le estuviesen perdonando la existencia por entrar en su tienda.

El resultado en los últimos años esta a la vista, entre la llegada de nuevas superficies comerciales de servicio más aseptico pero rara vez ofensivo, el final de la renta antigua y la desaparición de costumbres tan sanas como la de lectura los comercios tradicionales se pueden ya contar con los dedos de las manos. No diré que no se lo tengan más que merecido y tampoco que muchas veces, desaparecido el impulso del fundador original, incluso buscado (al parecer en este caso un Primark ocupará el lugar, y seguro que eso deja mas perras que los libros). Sin embargo y al mismo tiempo que merecido hay que reconocer que pasear por lo que antes uno conoció y verse rodeado ahora por franquicias textiles, tiendas de móviles y cafeterías con infulas pero sin tradición ni enjundia alguna no es lo mismo.

No creo que sea la simple tentación de la nostalgia. El presente nos trae un panorama donde los centros de las diferentes ciudades ya son el mismo, y eso, por buscado y merecido que lo tuviesen, nos deja un panorama mas pobre y aun peor, muy aburrido.

Written by Anónimo

enero 5, 2016 at 8:24 pm