Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Archive for the ‘literatura’ Category

La gracia de los reyes. Ken Liu

leave a comment »

Lo admito. Las pelis históricas chinorris por lo general me aburren bastante. Las veo un rato, aprecio la estética, la contención, el despliegue. Pero al rato las interminables batallas entre vastos ejércitos de reinos milenarios, con sus héroes y armas extraordinarias, sus cobardías, actos de honor y traiciones relatadas a base de planos fijos cargados de silencios tensos y amores silenciosos me hunden en el sopor. Por ese motivo un libro que ofrece reinos, tiranos, rebeliones, luchas fraticidas y traiciones de corte tenia todas las papeletas para quedar abandonado. Ni siquiera me mata el tema asiático, así que busqué escusas para no comenzarlo e incluso para dejarlo tirado a las primeras de cambio. Lo terminé devorando.

El merito claro es del autor. Liu sigue la receta R.R.Martin (ficción basada en hechos históricos más ficción pura y dura condimentadas con algún elemento sobrenatural). Si los clanes Stark y Lannister se inspiran en las guerra de las rosas entre Lancaster y York, la historia de Mata Zyndu es un trasunto del poema de Huang Chao sobre la dinastia Tang, Oda del Crisantemo (o al menos eso dice el autor). Sobre eso Liu añade su parte ficcionada y componente fantástico, en este caso ciberpunk con artefactos voladores y ballenas mecánicas muy Ghibli que se integran bastante bien.
libro2bmientrasleo
El resto lo hace una narración ágil, (para mi el gran acierto) a veces demasiado ligera, que no duda sacrificar drama o épica en favor del desarrollo de la historia, y un buen ramillete de personajes secundarios que dan soporte y color al tema principal y que aprovechan el buen hacer del autor en el campo de la narración corta para adquirir peso propio y mejorar el cocido.

El resultado es un libro de lectura entretenida, a veces demasiado rápida, que sobre todo sabe diferente a los libros de genero a veces demasiado anclados en los cliches del genero, autoreferentes en extremo, timoratos a la hora de romper las reglas o temerosos de salirse de los esquemas (siempre me ha resultado paradójico que hagas ficción para escapar de la realidad y termines recluido en esquemas igual de estrechos). Liu habla de rebeliones contra la tiranía, batallas, ingenio, traiciones, amores cortesanos es decir, de lo mismo de siempre, sin que nos de la impresión de que estemos repitiendo ración del mismo plato, y desde su aparente levedad no deja de emitir mensajes de calado no necesariamente superficial ni de hacer alguna que otra pirueta de interés.

En resumen, muy recomendable para fans del genero y frikies del oriente, pero tampoco debe asustar al lector ocasional que quiera pasar un buen rato.

Anuncios

Written by Anónimo

febrero 3, 2018 at 11:41 pm

Todo esta mal

leave a comment »

Afirma Suso de Toro en una entrevista en El diario que España siempre fue una conjunción de nacionalidades y que la transición y que patatin patatan, ya conocen el discurso. La voz de la intelecutalidad autodenominada progresista aburre bastante, por revenida, por uniforme, por cansina. Es un discurso cuyo principal fundamento es la reacción freudiana contra la españa una grande y libre en que se criaron, pese a que gran parte del imaginario ni siquiera sea cierto o fuese tan terrible (Franco era una abobinación de la naturaleza, pero no esta claro que fuese la abobinación que nos venden, por ejemplo el catalan no solo no era perseguido, sino tolerado pese al discurso de persecucion imperante en la actualidad y no estoy seguro si existian sanciones para locales comerciales que rotularan en catalan).

Dejando aparte la consideración espinosa incluso para el historiador de en qué momento España puede considerarse España, es evidente que el pais se formó por la conjunción de diferentes reinos. Igual que Alemania, Francia o el más reciente caso de Italia. La mayoria de las modernas naciones en Europa nacen de la agrupación de estados mas pequeños y sus fronteras han sufrido diversos vaivenes con el devenir de los tiempos.
Sin embargo y que ese sea el origen de un estado, no legitima que ese deba volver a serlo. España fue en un momento una conjunción de reinos, pero en otro una peninsula invadida por el islam, en otro una colonia romana, en otro una monarquia absolutista, en otro una dictadura, en un par de ellos una republica. Ninguno es el legítimo, el correcto, o el ideal, todos son fruto del devenir historico.

Justificar tus preferencias en un pasado concreto tiene ese inconveniente si este ha sido cambiante. ¿tu momento preterito es el legítimo y mierda para los demas? ¿porque uno es el representativo mientras que los otros son espurios?. Al final habria que colegir que aceptar el criterio preterito tiene parte de arbitrio, eso sin reconocer que las circunstancias historicas son dificilmente reproducibles.
Que en españa hayan convivido diversos sentires regionalistas es cierto, pero eso ni es incompatible con el estado actual de las autonomias, ni hace preciso aumentar el grado autonomico, ni seria un impedimento para que ciertos servicios esten centralizados, lease, sanidad o educación. Parece sensato que un ciudadano español pueda recibir atencion medica en los mismos terminos independientemente de la comunidad en que se halle sin demasiado tramite burocratico, igual hasta seria mas eficiente (igual no, no soy experto en gestion hospitalaria).
9788420686080

Otro aspecto a abordar es que tienes en mente cuando lanzan esas afirmaciones (ojo, que igual el mismo que las defiende se toca pensando en Francia cuando le conviene), quiero decir, es sencillo decir que se deberian reconocer las identidades historicas, pero es falaz pensar que un modelo u otro pueden definir el sentimiento historico, dicho de otra manera, ¿es menos vasco el nacido en Biarritz de la centralista Francia que el nacido en Sopelana? y asumiendo que si, que el modelo influye en el sentimiento patrio, cual seria el ideal para este reconocimiento, ¿una republica?, ¿una confederacion? ¿una federación?, admitamos que es un campo abonado a la paja mental.
Incluso si encontrasemos esa formula perfecta, ¿un cambio de configuración administrativa va a solucionar los problemas estructurales del pais?, si pasamos a ser una federacion de estados ¿se acabara la corrupcion?, ¿el paro?, ¿supondra un gran ahorro respecto a la situacion actual?, porque si esto va de tener contento a cuatro frikis nacionalistas ya anticipo que no funcionara (el independentista solo quiere romper, no busca ningun acomodo constructivo) y de que personalmente me suda bastante el rabo.

El error de bulto subyacente es considerar que todos los males vienen de una configuracion historica incorrecta (la tan manida transicion) o no deacuerdo a lo que se considera “tradicion” (en el fondo son unos tradicionalistas) y de que un cambio administrativo va a solucionar los problemas de un pais. Ciertas estructuras han favorecido el despilfarro o el descontrol en el gasto, pero precisamente que las comunidades se hayan comportado como reinos de taifas (y de la proliferacion de seres aberrantes como la extinta Barberá, o Fabra etcetc) no es consecuencia de la centralizacion sino de lo contrario, igual que dejar la educacion en manos de gente que debiera dedicarse a cualquier actividad menos a formar jovenes ha servido para reclutar independentistas pero no para mejorar el desempeño. Respecto a culpar la transicion, seamos realistas, si no teneis un puto delorean en la puerta, dejar de marear con lo atada y bien atada que estaba la cuestion, no habiamos nacido entonces pero a estas alturas ya nos ha llegado el mensaje.

Se echa de menos entre tanto intelectual de pescuezo torcido por mirar al pasado cierto grado de pragmatismo y vision de futuro. El pp se ha adueñado de los simbolos del pais y del pais entero por esa renuncia de la izquierda asumir que la bandera, la unidad o la constitucion no son propiedad de nadie y que no remiten a ninguna aprobacion del pasado reciente. Hace falta gente progresista que no esten constreñidos por limitaciones heredadas y que no confundan la velocidad y el tocino de manera tan patan amigo Suso. Y que aporten algo mas que suspiros nostalgicos, las discusiones bizantinas pueden ser entretenidas, pero por definicion son poco productivas y solo benefician a los malos.

Written by Anónimo

enero 18, 2018 at 10:47 pm

El temor de un hombre sabio – Rothfuss

leave a comment »

Seguimos con las aventuras de Kvothe el intrépido. Como ya señalé respecto al primer volumen la cosa se me había quedado muy a medias. El nombre del viento era una novela correcta de aventuras de corte fantástico y que servía poco mas que para crear expectativas, generar hype como dirían los youtubers o, en lenguaje mas bajo, cebar la marrana en torno a un personaje que pecaba de sobrado. Cara a decidir si convenía proseguir la lectura o no decidí hacer una búsqueda de opiniones y raro era la que bajaba del 7, siendo la media el notable alto tirando a sobresaliente (los blogs de gente que lee este genero son menos generosos). La cosa por tanto estaba entre lo que anticipaba y las opiniones del populacho. Inclinó la balanza el hecho de que me escocería más perderme un buen libro (no digamos una buena saga) que perder el tiempo leyendo una obra mediocre. La vida tampoco hay que vividla a tope todos los días que diantres.

Por desgracia las aventuras del polifacético personaje siguen por los mismos derroteros a nivel narrativo. Tiene sus ventajas, por ejemplo, es el libro perfecto para la sala de espera de un dentista. Puedes leer unos capítulos cuando te haces un empaste, dejarlo, y volver dentro de varios meses a hacerte otro y retomar la lectura poniéndote al día en dos párrafos sin tener la sensación de haberte perdido nada en absoluto. Quien dice dentista dice metro o autobus. Nada que ver con el esfuerzo a que somete R.R. Martin a sus lectores, ¿donde quedó este tipo al que le perdí la pista dos libros atrás? ¿este no era el primo hermano por parte de padre de la hija del que se casó con la de invernalia?.

Narrativamente es igualmente lineal y falto de sorpresas, no hay muertos en el armario ni los trucos habituales que el genero ha importado de la narrativa policíaca como hay varios en juego de tronos o harry potter por mencionar dos muy conocidos. Recordemos el momento Hodor por ejemplo, cuando llega el lector no puede por menos que decir, este gordo hijo de puta lleva guardando esto desde hace varios libros (o temporadas), al mismo tiempo nos relamemos pensando en como sera la traca final (que tal esa como creador de expectativas mas allá de adelantar las proezas del personaje?). Harry Potter era también modélico en ese aspecto. En los últimos capítulos el puzzle se ordenaba y encontrábamos sentido a todas las piezas que la autora habia ido desperdigando, igual que en los últimos libros aun le sacaba partido (algo ad hoc hay que reconocer) a elementos que llevaban ahí desde el principio. Nada de esto hay en la historia de Kvothe. La estructura es de personaje al que le pasan aventuras, sin que de la impresión de que haya relación o necesarias para el avance de la historia central (que avanza lo justo), en ultima instancia solo sirven para seguir engordando la reputación del protagonista que invariablemente sale airoso demostrando sus habilidades varias o su fortuna.

En este segundo volumen el autor por ejemplo recupera un juicio civil por uso indebido de magia (familiar?), juicio que el protagonista supera pero que sin embargo, nos enteramos, le crea mala fama en la universidad. Un profesor con el que no habla nunca le hace un aparte y le indica la conveniencia de tomarse unas vacaciones, en el capitulo siguiente un noble amigo suyo, así casualmente, le pregunta si estaría interesado en un mezenazgo con otro noble muy rico que vive en la otra punta del pais, y para allá que se va. El único sentido vital del protagonista era la universidad, pero basta que un profesor le insinué lo conveniente del descanso para que el protagonista salga en busca de nuevas aventuras, suena gratuito y lo es. Una vez allí a Kvothe le harán falta dos telediarios para hacerse el amo del cotarro y tres para toparse con Denna (la enamorada) que también casualmente ha recorrido medio mundo. Por si fuesen pocas sus dotes es capaz de hacer de Cirano para el noble y encandilarle a una de las damas mas demandadas de la corte, y eso que no solo no ha tocado pelo, es que ni a catado pecho ni dado un mal beso. No conoce mujer pero es capaz de hacer que una presa mayor caiga rendida ante su mecenas. Ole por Kvothe.
9788401339639
Los personajes siguen dibujados con los mismos trazos. No hay evolución ni hay nada parecido. Denna sigue siendo bella y esquiva, los profesores amigos o enemigos y los compinches leales y tal, y los malos, en particular el ser sobrenatural que acabó con su familia bastante cacas, al punto de ser incapaz de plantar batalla con un ejercito al grupetto mercenario que Kvothe liderará en una de sus aventuras, escaso bagaje para un ser milenario de supurante maldad e ignotos poderes.

Llegados a este punto esta claro que la opinión de la gente, o de la gente que deja opiniones en internet sobre lo que lee vale una mierda (el lector medio). El libro y la saga tienen cosas buenas (sino seria insufrible), es una lectura fácil de seguir, generalmente apacible (hasta cuando ese adjetivo sea deseable para este tipo de literatura) y tiene elementos conseguidos como la magia que ya no es cosa genética como lo era en Potter sino que tiene que ver con una mezcla de química y estudio. El entorno esta conseguido y el autor consigue mantener el interés justo. Algunos episodios están bien (aunque el esquema se repita tanto que mata la sorpresa, si Kvothe va a un pueblo a aprender artes marciales sabemos que lo hará bien, que habrá una prueba que superara, que al final lo aceptaran como suyo y querrán que se quede…). Otros episodios como el de la fata pecan de falta de originalidad (por no decir que es mas viejo que la tos, poco original y aquí incluso absurdo). Pero no es suficiente como para convertirlo en una gran obra, mucho menos para codearse con las top del genero. La saga de Kvothe es literatura juvenil engordada, ni siquiera literatura juvenil de la buena, y pobre para el lector friki (juegan al rol por dios, si fuese gente de gustos simples jugarían a la oca).

La pregunta que puede suscitar sobre el salto de este tipo de libros a territorios comunes, ¿los leen los adultos porque no encuentran lecturas adultas que les entretengan, quiero decir, porque Knausgård en el fondo aburre soberanamente y es literatura para 3000 personas como dice Olmos o porque el lector ha renunciado a madurar y sigue anclado en la literatura que le hacia disfrutar cuando era joven?. No son excluyentes ciertamente, pero sin duda explican como la literatura de género ha saltado al mainstream generando buenas acogidas. El público popular demanda ficción en vena, está claro, pero no quieren aguantar las paranoias de nadie ni que nadie les recuerde lo perra o compleja que es la vida con ninguna excusa y de paso, que tampoco se lo hagan muy complicado.

Written by Anónimo

agosto 29, 2017 at 10:40 pm

Patria – Fernando Aramburu

leave a comment »

El vil asesinato de Miguel Angel Blanco del que se cumple estos días el aniversario terminó por quitar de la sociedad vasca la venda del miedo y/o la ceguera que los sostenía. ETA aparecía desnuda tal como era, un grupo de paletos que mataban por inercia, porque no sabían hacer otra cosa y que no pintaban nada en ningún propósito de sociedad. Cuando programas de humor tipo Vaya Semanita comenzaron a hacer humor con la banda se certificó lo que se sabía en la calle, que estaban finiquitados, algo que incluso ellos terminaron por entender aunque les llevara su tiempo, después de todo la banda se nutria del matón de la clase, no del listo.

ETA dejó un reguero de sufrimiento inútil, pero poca ficción. El tema en si no admite muchas dobles interpretaciones, la banda era un depósito de descerebrados violentos que encontraron en el nacionalismo cerril cobertura para dar rienda suelta a su desviación y en diversas instituciones el armazón logístico para mantenerlo: los chavales que ahora acaban en hermano mayor en el país vasco en los 80 se hacían abertzales y encima les aplaudían. Eso, en ficción, no da para mucho. Además como buenos paranoicos siempre mostraron un celo bastante concienzudo para todo lo que les aludiese, no dudando en amenazar de manera directa o indirecta a cualquiera que trabajase sobre ellos y no proyectara la imagen deformada que de si mismos tenían, igual que amenazaban a periodistas o políticos no afines. El resultado, un puñado de películas (Los días contados, Yoyes) rodadas entre veladas y no veladas amenazas, no muchos mas libros y poco más, poco reflejo considerando el espacio mediático ocupado.

Una vez ETA cesó su actividad criminal, era cuestión de tiempo que llegase la avalancha, de la que Patria, el pelotazo editorial de la temporada puede considerarse una avanzadilla. Viendo lo sucedido con la guerra civil me temo que el tema apestara en no mucho.

Vamos con Patria. Lo primero que llama la atención es un estilo bastante molesto. Esta bien eso de la frase corta y contundente, pero aquí parece que la frase, más que corta o concisa, ha sido recortada. A veces uno se detiene con la sensación de que se ha comido varias silabas. El siguiente elemento molesto es el uso de ese lenguaje coloquial. Cinco horas con Mario puede haber sido una de las obras mas dañinas para la literatura en español. El intento de buscar la cercanía a través de la coloquialidad es arriesgado, la distancia entre lo autentico y lo caricaturesco es pequeña y no todos los escritores son Delibes. Aramburu desde luego no lo es. El uso del lenguaje de Aramburu es pobre, y rara vez creíble.
portada_patria_fernando-aramburu_201606301025
Pasado el trago del estilo, que en varias paginas deja de molestar (igual que el pie de uno termina por olvidarse de la china que se le metió en el zapato si no hay oportunidad de descalzarse), nos encontramos con las protagonistas. Dos señoras de cierta edad que en un tiempo pasado fueron amigas muy cercanas y que siguieron vidas paralelas hasta que ETA se cruzó en su camino y ahora no se pueden ni ver. Una es viuda de un empresario asesinado en un atentado y otra madre de un etarra que cumple condena en el puerto de Santa María. El planteamiento a priori nos acerca mas a una sesión de sobremesa de Antena 3 que a algo mas ambicioso y efectivamente anticipa lo que viene, sucesión de directos al hígado: Por si no fuese suficiente esa declaración de intenciones, la familias la completan por el lado de la madre del etarra una hija parapléjica enamoriscada en tiempos del hijo de la otra, un medico con problemas de alcohol entre otros, todos miembros a su vez de familias desestructuradas se imagina uno que por el tema de marras. Si, falta el niño ciego al que le han robado el canario y puesto un calcetín relleno en su lugar.

Los personajes son planos, simplones, carentes de sorpresas y desarrollo. De su planicie se deriva que muchas situaciones se tengan que resolver por el derrepentismo. Clave es la conversión de la madre del etarra al batasunismo. Una semana las dos amigas pasean por Donostia comiéndose unas porras y hablando de sus cosas y escapan de una manifa con la que se cruzan. A la siguiente la madre del etarra en el mismo escenario le dice a la amiga que se unan a la manifestación. De repente es batasuna, ha tomado partido por el hijo, deduce la sagaz futura viuda. En realidad todo sucede así, el empresario asesinado es bueno de regalar chuches a los demás, el hijo etarra es un matón de libro que acaba siendo malote (vale, esto es plausible). En general el desarrollo de tramas y personajes hace que uno busque el perfil del autor para cerciorarse que tiene mas de veinte años y aquí no estoy exagerando, yo lo hice y lo digo sin exagerar, el libro tiene esa edad mental, incluso menos.

Otro factor molesto es el uso del flashback, igualmente, al mas puro estilo drama de sobremesa telecinquero. La madre etarra mira una pulsera y le teletransporta la historia de la pulsera, quien no esta viendo el plano de la protagonista mirando al infinito?, después del periodo de gracia, por estas y otras razones, la sucesión de facepalms es continua y cada vez mas frecuente hasta el facelpalm final.

Como podemos suponer si hemos llegado hasta aquí Patria no es el libro definitivo sobre ETA, (no diré conflicto, era una panda de asesinos patéticos), no es ETA nació en un seminario, ni cuenta mucho de ETA, ni descubre nada sobre sus efectos en el país vasco o las victimas. Ni siquiera es un libro donde ETA juegue un papel clave. Podríamos sustituir el atentado por un atropello a un ciclista por un conductor borracho y aparte de unas cuantas decenas de paginas la cosa podría tirar igual. Patria es un drama marujil que podría firmar cualquier reportero televisivo (que parece padecen fiebre literaria) y que, al igual que hicieron tantos políticos miserables durante décadas, sacan rédito del la truculencia etarra sin el menor rebozo.

Patria es víscera, marujeo, melodrama barato y cartón piedra (lo que posiblemente explique el pelotazo comercial). Espero que no marque el camino de lo que se avecina, aunque para ser sinceros dudo que sea una tendencia que me vaya a atrapar. Lo peor de Patria es que alguien piense que le ha ayudado a comprender mas lo sucedido durante ese periodo oscuro. Tendrá que comenzar por desaprender lo aprendido si el interés es genuino.

Written by Anónimo

julio 5, 2017 at 9:58 pm

El nombre del viento – Patrick Rothfuss

leave a comment »

Lo bueno de vivir en un país sin verano es que uno no tiene que aplazar las lecturas veraniegas, ya saben, lecturas ligeras de quita y pon que enganchen lo suyo y no recalienten la cabeza. Las puede leer perfectamente en diciembre, marzo o incluso en julio, esperar no merece la pena.

El nombre del viento es una novela de Patrick Rothfuss relativamente reciente, 2007, que nos trae la historia de Kvothe, también llamado Kvothe el Sin Sangre, Kvothe el Arcano y Kvothe el Asesino de Reyes, un tipo que se las sabe todas en una sociedad de corte medieval y que leo por aparecer en casi todos los rankings recientes de mejores obras de fantasía medieval (genero ligero, poco nutritivo y que se puede leer a trompicones, en el autobús o mientras esta uno en una sala de espera)

¿Esta justificada tan buena fama?, ¿se puede codear con Juego de Tronos, Harry Potter o incluso el señor de los anillos?, ¿hasta donde llega la hype y donde la realidad?.
Pues bien, no, no es la polla en vinagre, de hecho ni siquiera es fluida o yo no la comencé a leer con fluidez hasta que el personaje llega a la Universidad (pocas veces llega a provocar un ritmo de lectura trepidante), y eso debe andar por un tercio de un libro de unas 700 paginas lo que debe ser un pecado para este tipo de obras. Eso no quiere decir que sea malo o pobre de solemnidad, algo que habrá que decidir cuando se cierre la trilogía, pero al menos el primer volumen se dedica casi en exclusiva a generar expectación y la cosa es algo rutinaria.
kvothe-nombre-del-viento
Vayamos por el principio, Kvothe es un muchacho que viaja con una troupe de feriantes de la cual su padre es el jefe (claro). Allí conoce a un arcanista que pronto repara en la inusual inteligencia del zagal y le va enseñando cosillas (y por cosillas no me refiero a la pilila u otras guarrerias). La vida es apacible yendo de pueblo en pueblo ofreciendo su arte hasta que un dia, tras despistarse por ir a coger setas, vuelve y encuentra que su troupe ha sido asesinada al completo por unos seres misteriosos. Solo en el mundo, Kvothe comienza sus aventuras en una nueva realidad más adversa y menos amable donde, como podemos suponer, no querrá dejar las cosas así como así y buscara vengarse. Para consumar su venganza lo primero que hará, lean atentos jóvenes ninis, es no descuidar su formación y hasta ahí justo llega este primer volumen, hasta sus primeros ciclos en la universidad.

El entorno esta bastante bien conseguido, de hecho puede ser lo mas conseguido, y el elemento sobrenatural, disfrazado de pseudo conocimiento arcano no chirría. El personaje central es algo cargante, tan pronto deslumbra a los profesores con su descomunal inteligencia, que atrae a la cachonda de la novela con su desbordante ingenio. Igual hace gala de su dominio de sus artes escénicas de su habilidad para el canto o para obnubilar a un publico exigente con su dominio del laúd que pierde el sentido invocando a las fuerzas de la naturaleza sin aprendizaje previo. Tal vez se haya pasado de sobradete con el muchacho, se puede criticar, algo que redunda en la empatia que puede generar en el lector o en la tensión de las tramas (al final se sale con la suya)

El libro no va de momentos épicos o batallas legendarias, no es El señor de los anillos, ni Juego de tronos (al menos de momento). Tal vez y pese a que los fanáticos del libro se ponen de uñas la referencia mas cercana (sin ser sospechosamente parecidos) sea Harry Potter. Hay magia (arcana en este caso), el personaje esta marcado por el asesinato de sus padres a manos de un ente malvado del que busca venganza, va a una escuela de magos/arcanos donde es un pauper y sobrevive a base de ingenio, despierta simpatías y antipatías entre el profesorado por sus capacidades, tiene un antagonista de entorno acomodado que envida la popularidad que genera, posee habilidades que desconoce o no controla (Harry hablaba parsel y este convoca al viento) y por su puesto, por torcidas que sean las cosas, las circunstancias se alinean siempre para salir airoso, a veces también con 50 puntos a favor de Gryffindor en el último minuto. No diré que hay copia ni inspiración, pero indudablemente en este primer volumen hay más de un lugar común.

Tal vez la diferencia más significativa es que Harry es un adolescente y la historia se cuenta desde el punto de vista adolescente y la historia de Kvothe la cuenta un señor mayor que regente una taberna (con una memoria prodigiosa, es capaz de recordar lo que paga por una manzana 30 años después), por lo demás tampoco creo que el publico objetivo sea muy diferente, es decir, no veo ningún inconveniente para que un chaval de 12 años no pueda leer este libro, no hay tetas, ni sangre, ni va a generar reflexiones que puedan escaparse de la mente de un crió de esa edad.

En conclusión, un libro de entretenimiento que puede estar lastrado por lo lo intocable del personaje principal, por que los personajes rara vez se salgan de la planicie (los malos malos, la heroína es esquiva y por supuesto guapa a rabiar) y por que las tramas tienden a ser tan previsibles como un culebrón sudamericano. Salvo por el elitismo propio del lector de este genero (lo que es mainstream deja de ser cool) y que el autor consiga superar las altas expectativas que va generando dudo que sea una obra cumbre del genero, aunque si una disfrutable si uno no exige mucho. Recomendable sobre todo para quienes gusten de la sensación de hacer un mohin y decir que el libro molaba mas cuando hagan una adaptación en forma de serie o cine con un Kovthe de genero femenino o albino, que es lo que se lleva ahora.

Written by Anónimo

julio 3, 2017 at 10:09 pm

Cuando la araña maulla

leave a comment »

Cuando la marca que gastas de galletas o chocolatinas o cualquier otro producto anuncia que va a cambiar el envoltorio de sus productos, lo recomendable es comprobar que el cambio no haya supuesto un adelgazamiento de la chicha. Suele ser uno de los trucos más viejos del libro, el paquete tiene otro diseño, ocupa lo mismo, pero se han perdido 100 gr por el camino sin reducción de coste asociada.

Los periódicos no son otra cosa que productos, y también la metieron doblada cambiando información por opinión. La multiplicación de medios, la disminución de los ingresos tanto por venta como por inserción publicitaria y la conveniencia están detrás de la explosión de la opinión, como el aceite de palma, es tan barata y tan versátil que cuesta encontrar productos que no lo incluyan.

La ventaja de opinión ya se ha comentado, es maleable, flexible y puedes contratar a tus amigos. Por ejemplo, si eres el jefe de la redacción y un poco culé al día siguiente de que el Madrid gane la copa de Europa puedes decirle a otro culé que hable de que los triunfos deportivos no ocultan el perfil mafiosillo de Florentino. Si, estas admitiendo y recogiendo el hecho noticiable y no se te puede acusar de faltar a la verdad, pero lo haces para darle el enfoque que te sale del cipote, que es lo que cuenta, todo ello a costes bajos. Además la opinión fideliza mas que la monda y lironda realidad, el lector entra a leer a quien le cae bien (que viene a ser el que piensa como el) o al que repudia (lo contrario) mientras que la información pura y dura es eso, información, incolora, insabora e insípida.

Esta profusión ha traído una cierta democratización al asunto. No hay tanto personaje con opiniones reseñables como para llenar todo, por eso aparecen perfiles de todo tipo, desde presentadores de televisión a músicos ni siquiera de primera fila, como las narices sobra decir, todo el mundo tiene una. Si antes competían gentes ilustres que salvo excepciones sonadas procuraban no pisarse la manguera, ahora se pone a competir a profesionales consagrados con advenedizos o gente de perfiles mucho menos nobles sin que los primeros necesariamente ganen, muchas veces ni tienen opiniones más interesantes o ni siquiera se expresan mejor.

Otro efecto derivado es la necesidad de llamar la atención. Ahora, a diferencia de cuando eramos analógicos, no basta con ser Don Fulano, ganador del premio literario de la piruleta, para que la gente te haga caso. Ahora puedes publicar algo y comprobar en poco tiempo el grado de respuesta y si no interesas, no interesas, puedes tener un curriculum florido, pero si no generas clicks tarde o temprano tendrá consecuencias, ya no hay barra libre para la disciplente intrascendencia.

Una de las herramientas para el opinador attention whore que ya comentamos es el sostrismo, es decir, la gañanada con efecto, que no deja de ser una forma de la provocación. Otra forma de provocación igual de fácil es meterse con colectivos de tradición beligerante, de los que sabes que van a responder y que van a encontrar otros opinadores que entren al trapo para montar un circo mediático con tuiters para arriba y para abajo de defensores y atacantes. Para lograr alboroto solo hay que meterse con feministas, gays, amigos de los animales, veganos o atentar contra la razón y defender que las vacunas generan autismo si a uno no le importa exponerse como idiota en el proceso.
javier_marias_2458_863x647

Lo importante es que cuanto mas activos sean los grupos a quienes pisar el juanete mejor. Por supuesto uno no puede caer en el insulto simple, debe exponer, de manera más o menos razonable, una postura que admite como políticamente incorrecta, pero fundamentada. Incluso la opinión puede ser perfectamente valida y cierta, pero entonces para lograr el efecto hay que seleccionar el momento en el que lanzarla antes de sentarse y disfrutar de la algarabía generada en medios y redes, que, al igual que la lucha libre, o las riñas de telecinco, no dejan de ser ficción, carecen del menor efecto en el mundo real y que solo sirven para mantenernos en estado de permanente cabreo inofensivo (distrayéndonos eso si de otras cuestiones de mas enjundia).

Un ejemplo lo tenemos esta semana con Marias, a quien se le ve ultimamente bajando demasiado al lodo como para pensar que son torpezas casuales y que parece querer apropiarse de otro termino de moda, pollavieja cuestionando la calidad literaria de Gloria Fuertes. En primer lugar no existe un baremo preciso para medir la valía literaria de nadie, menos aún si hablamos de poetas por lo que cualquier intento de rebatir estará condenado a ser inútil. Pero estoy de acuerdo en que Gloria Fuertes no jugaba en la liga de Miguel Hermandez o Rosalia de Castro. Mi argumento es simple, si hay una cosa jodida de ocultar, menos en un personaje público aunque se escude en una caricatura, es el talento: si Gloria Fuertes hubiera sido la polla en la poesía (observese mi poderío literario), simplemente nos habríamos enterado. La búsqueda de talento literario en gente insospechada es un deporte tan practicado que se ha llegado a encontrar en alguno que ni lo había olfateado.

Por tanto coincido con Marias, nadie le hizo luz de gas por su condición de mujer o lesbiana o ambas. Pero que eso me parezca evidente, no quiere decir que me parezca relevante, quiero decir, ¿cual es la necesidad de señalarlo? ¿que gana diciendo Marias que Fuertes era una poeta de segunda?, ¿tanto le escuecen los halagos que esta recibiendo en su centenario? ¿Se imaginan a Cristiano Ronaldo diciendo que Carmelo era un futbolista mediocre?, e hilamos más fino, ¿cual es la necesidad de opinar sobre ello en un clima de feminismo enfurecido que el mismo ha atizado y en la semana del orgullo gay?, y en las respuestas a esas preguntas todo queda clarificado, el sabrá si es mero entretenimiento mezquino o la cosa le sale a cuenta.

Written by Anónimo

junio 26, 2017 at 10:18 pm

Formas de volver a casa – Alejandro Zambra

with one comment

Con el paso del tiempo uno desarrolla sus prejuicios lectores. Un prejuicio no es más que un atajo con el que tu cerebro, de naturaleza perezosa, trata de ahorrarse tener que procesar de algo donde reconoce patrones. Por ejemplo, si uno ha tenido malas experiencias con 5 pelirrojas, el cerebro desaconsejara probar con la sexta. Por supuesto la sexta puede ser el amor de tu vida, el cerebro no es adivino, solo da consejos basados en patrones anteriores.

Mis prejuicios lectores no son muchos, pero abarcan bastante. Por ejemplo, no leo zafonadas, no leo novela histórica, quemaría en una chimenea si tuviese cualquier novela de la guerra civil, y no leo literatura sudamericana contemporánea. Manías.
Mi opinión es que desde la segunda mitad del siglo pasado, con leer a los grandes nombres (Borges al que se puede colocar en cualquier espacio temporal, Cortazar, Garcia Marquez, Rulfo y cuatro más entre los que NO está Bolaño ni por asomo) es suficiente. Ello no es impedimento para que cada cierto tiempo la industria editorial insista en colocarnos al siguiente fenómeno editorial , la literatura sudamericana sigue teniendo predicamento, o igual simplemente tiene mercado.
dsc01640
Leo a Zambra después de que un tuitero diga que con un libro suyo ha vuelto a esa costumbre tan entrañable de anotar frases o párrafos de un libro que nos gustan. Pienso que tengo un archivo lleno de citas en algún sitio, aunque imagino que esta en diskette y el formato word perfect, que chanaba mucho mas que el word, asi que creo que seria complicado recuperar aunque tampoco lo creo necesario. La trapera a la memoria ha hecho su efecto y me dispongo a leerlo, si uno no puede fiarse de un tuitero anónimo, en que mierda de mundo vivimos.

A las 10 paginas comprendo el error. Es la misma mierda de siempre. No se entienda mal, como puede esperarse está bien escrito y todo eso, solo que es la enésima revisión de los mismos lugares comunes, empeorado por el estigma de pertenecer a la generación nocilla mención a Chespirito incluida. Misterio de tres al cuarto que no pasa de malentendido, el peso de las dictaduras, narración a granel del bote de escritor sudamericano, lo mismo de siempre. Uno tiene la molesta sensación de estar tragando comida masticada por otro. No hay sabores nuevos, no hay una voz propia ni sorpresas, todos los trucos son de dominio público y desde hace tiempo. Es literatura tributo, apañada, con buen dominio del escenario pero copiada y deudora de un universo cerrado y demasiado reconocible.

Al menos es breve.

Written by Anónimo

mayo 11, 2017 at 9:23 pm