Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Archive for the ‘catalanes subnormales.’ Category

El independentismo es trampantojo

leave a comment »

El último caso aislado de corrupción nos pone ante las narices la brutal realidad del PP, un caso que condensa este periodo infame que va de Berlanga a Buñuel haciendo parada en el torrentismo menos festivo protagonizado por uno de esos personajes que esta en todas las fotos aunque rara vez siendo protagonista y por el que pasa todo el poder de su reino de taifas. Un beatillo capaz de arrodillarse en el balcón al paso de la procesión que por la noche se dedicaba a joder con saña al puterío local en interminables orgías de alcohol y cocaína patrocinadas por el erario público y entiéndase, cuando digo joder con saña hablo en todos los sentidos, en una de estas sesiones que incluían prácticas extremas y cocaína a granel una joven brasileña le estalló el bazo y acabo sangrando por boca y vagina y termino siendo facturada a brasil con un cheque en cuanto fue posible.

El personaje es tan caricaturesco que jodería cualquier ficción, es tan plano, tan falto de profundidad que haría increíble cualquier propósito de ofrecerle en una obra de ficción seria vano, pero lo mas triste aun es que es perfectamente real.

Esto es España, la España de un presidente indecente de ética tullida y oratoria demente, la de un rey emérito crápula y putero, la de un rey pasmado, la de un consejero de educación que recomendaba sonrisa en boca a los alumnos de colegios sin aire acondicionado (o dinero para encenderlo) que aliviaran el calor haciendo abanicos con folios en la misma semana en que 50 alumnos fueron atendidos en las aulas por golpes de calor mientras que el resto acabaron refugiados en un tanatorio. La España que admite sin rebozo que no se recuperaran 60 mil millones de euros de unos banqueros cuyos directivos cobran primas millonarias.
Girona Fotos d'entrevista a l'alcalde de Girona, Carles Puigdemont.
Esta España es digna heredera de la del lazarillo, de la quevedo, de la de que buen vasallo si tuviera buen señor, de la de los garrotazos de Goya, es la España de siempre que por más que se conozca la historia se repite una y otra vez en diferentes formatos y versiones pero con el mismo espíritu. Ante esta dolorosa constatan, que una zona proponga como alternativa al exilio la autoexclusion podría verse como una salida lógica, comprensible, incluso esperanzadora. Que exista una región que pretenda instaurar una democracia real, donde el dinero del contribuyente sirva para mejorar su bienestar, donde educación, sanidad y justicia sean conceptos respetados y protegidos, donde se respete la cultura, a los animales y se le de un puntapié en el culo a la iglesia y sus beatillos seria una buena noticia, mas aun, seria una noticia cojonuda, una noticia capaz de reconciliarte sino con la especie humana al menos con tus compatriotas.

Pero uno echa un vistazo al proces y lo que encuentra es que la gestión de la sanidad o la educación, asuntos sobre quienes defienden la independencia tienen competencias desde décadas esta en linea (cuando no empeora) con el resto del país, que la corrupción institucionalizada e impune campa a sus anchas, que se adoctrina a la infancia y se manipulan los medios de comunicación sin vergüenza alguna, en resumen, lo que se ven son las mismas golferias, con diferentes protagonistas porque el proces no es mas que un intento de convertir esa región en un coto privado donde nadie de fuera venga a competir a golfadas. La independencia, de manos de esa canalla, no solo es ilegal, ni supone ningún  intento de avanzar o mejorar o desmarcarse de la miseria patria, no es mas que trampantojo.

Written by Anónimo

junio 24, 2017 at 10:38 pm

Retrasados

leave a comment »

Se fue Puigdemont a Harvard a contarle a quienes quisieran escucharle que España es un país atrasado, y que en esas circunstancias su amor es imposible. Por supuesto en tiempos de las crisis de refugiados o el Isis, sacar el cuento de la sumisión al estado opresor es algo poco creíble, cuando no calificable de broma de pésimo gusto para quienes tengan un mínimo conocimiento de la situación. Por eso la audiencia estaba compuesta en su mayoría por catalanes afines, como suele suceder con estos actos donde los indepes compran junto con los billetes de vuelo, las cenas, el entretenimiento y el alquiler del semisotano de la ilustre institución de turno el titular de la prensa nacional del día siguiente.

En otras cosas no, pero en esto he de admitir que Puigdemont tiene más razón que un santo. España, con Cataluña a la cabeza (aunque sospecho que incluirla no era su intención), es un país atrasado que, recordaré el razonamiento a Cuñadez Reverte, cada vez que tiene una ocasión de dar un paso al frente tira la oportunidad por la borda.

Solo desde el retraso se entiende el peso del nacionalismo en Cataluña. En cualquier país desarrollado el nacionalismo está relegado a la expresión folclórica en los días festivos. El resto de los días uno vive su vida sin pensar que sus pedos huelen mejor que el de los habitantes del país vecino, o sin creer que todos los males provienen de un elemento externo. El nacionalismo es un sentimiento pueril y facilón del que hacen uso los canallas para mangonear a una población, por eso funciona mejor en países atrasados. Cuanto más atraso, más nacionalismo.

Igual sucede con otro de los síntomas más recurrentes que muestran los países atrasados: la corrupción institucionalizada e impune. Si comparamos una lista del indice de desarrollo de las naciones y su grado de corrupción encontraremos una correlación clara. En los países poco desarrollados la corrupción es norma, nada se mueve sin que el partido en el poder reciba la mordida correspondiente, sea un 3% o un 4% por ciento. Por eso Puigdemont afirma solemnemente que España está atrasada, su partido lleva cobrando un porcentaje por cada grúa que se mueve desde hace décadas, y no ha sucedido nada, habla con conocimiento de causa.

Obviamos decir que para que un país este atrasado, su ciudadanía tiene que estar integrada por ciudadanos atrasados (y retrasados). Aquí llegamos al tercer punto: una ciudadanía sin sentido crítico que se traga el anzuelo del nacionalismo y que vota de manera continuada a unos políticos probadamente corruptos está, sin lugar a duda alguna, atrasada. De nuevo Puigdemont debe conocer bien el percal.
Lo que debería el Sr Puigdemont, o al menos yo echo en falta, es expresar su agradecimiento por el retraso de España, en especial el de sus ciudadanos catalanes.

Solo desde este atraso que acabamos de constatar de manera irrefutable se pueden explicar las carreras políticas de gente como él mismo, Mas, Rovira, Junqueras, Rufian o Forcadell. De existir hubiesen sido más escuetas y de seguro no estarían unidas al movimiento independentista. Una ciudadanía avanzada desconfiaría de unos golfos que tras décadas de latrocinio descubren que su fin en la vida es salvar la patria, golfos seguirían siendo (quien nace torcido no muere derecho) y viviendo de lo público seguro que también, pero a buen seguro que la chaqueta que vestirían sería de otro color y bastante más discreta.

Written by Anónimo

abril 5, 2017 at 10:12 pm

Sostres way

leave a comment »

Después de unos meses, podemos decir que la llegada de Jimenez ha adecentado El Mundo, encontramos mas contenidos internacionales, en especial del área donde Jimenez trabajaba, Asia, y algún editorial en la linea de lo que el propio Jimenez publicaba en su blog. Se puede decir que ha ganado difusión y que salimos ganando puesto que es bastante sensato. Respecto al resto de contenidos, uno puede seguir encontrando las noticias de las Kardashian, que si bien son incomprensibles en EEUU, ya son marcianadas puras aquí, donde ni siquiera se ven sus programas ni son famosos los miembros de su entorno (se imaginan que en EEUU se siguiera la vida de, digamos, el hijo de Ortega Cano?), o conocer que un actor de Hollywood se cruje a la asistenta, criada, chacha o como quieran llamarla. Afrontemoslo, son los signos de los tiempos de la prensa actual.

Eso si, como comentamos, una de las primeras medidas fue darle boleto a Sostres, lo que dio lugar a un movimiento de pura lógica, Sostres iba al ABC, periódico al que parecía opositar en cada uno de sus artículos e intervenciones pasadas. Sostres y Abc era un perfect match que las circunstancias profesionales habían impedido, pero estaban hechos unos para otro, eso es así, y era cuestion de tiempo..

En el articulo de hoy, un par de días antes de las elecciones en Cataluña Sostres hablaba de la independencia. Vale, no te convalidaran primero de detective si decimos que Sostres la ataca, había episodios de vacaciones en el mar con  mas suspense. Sostres se centra en el asunto sentimental del proceso, que, también como pura lógica, era el único donde los defensores de la independencia podían anidar toda vez que ni hay justificación histórica, ni económica, ni religiosa, ni de ningún tipo. Y ciertamente el tema sentimientos es muy delicado, uno puede sentirse americano (si es que las nacionalidades se sienten, que según parece ahora si) y plantarse en la aduana del EEUU para reclamar el acceso al país, a ver si el amable negro de dos metros comprende nuestra sensibilidad, pero no nos desviemos, por desgracia vivimos en una sociedad moñas a la que mucha gente le interesa que el personal piense que los sentimientos son ley, basicamente porque lo sentimentalidad es algo que uno puede manejar a su antojo, pero las leyes, bueno, las leyes menos.

Volvamos a Sostres, nos ilustra en una bella y tierna anécdota, como se zumbo a una empleada del hotel de su abuela, esta la envió a otro hotel en otra comunidad, el la siguió, y cuando se aburrió de follársela, de confraternizar con la masa obrera, o ya le escocia el cimbel la abuela le tuvo que pagar la habitación del hotel porque el zagal no tenia donde hospedarse. La moraleja que ofrece Sostres es que los sentimientos engañan y que al final, la abuela paga las consecuencias. El articulo completo es una joya. Sostres nos deja bien claro que el es de familia bien, de las que se zumban a las empleadas si se tercia (esa parte es coherente, Sostres tiene pinta de necesitar ese tipo de desigualdades para zumbar), que puede meterse en la cama de los pobres pero que al final un tipo de su posición vuelve a su puesto, y las clases existen y no se mezclan. ABC en estado puro, habiamos estado tanto tiempo esperando.

Written by Anónimo

septiembre 26, 2015 at 8:13 pm