Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Archive for diciembre 5th, 2017

Manada

leave a comment »

Póngamonos en situación, cinco gañanes sevillanos, un par de ellos con servicio a los cuerpos del orden en su curriculum, deciden aprovechar el desparrame de San Fermin y convencidos de su impunidad por experiencias anteriores, aprovecharse sexualmente de una joven borracha. El acto es despreciable y condenable, ellos mismos son igual de lamentables, y entrullandolos las posibilidades de que nos estemos perdiendo a un futuro descubridor de la cura del cáncer son, siendo optimistas, marginales.

La opinión pública salta como un resorte. No hay derecho dicen. Las pruebas pedidas por la defensa resultan ser una ofensa. Los testimonios de los acusados también parecen ofender. Llego a leer en tuitter que hay que carecer de alma para defender a estos acusados y cualquier estrategia de la defensa se antoja como ofensiva contra los derechos de la mujer.

Lo mismo, a otra escala, encontramos en el caso Weisntein-Spacey. No hay razones para dudar de lo oprobioso de su conducta o lo precario de su moral. No hay razones para no solidarizarse con las victimas, ni para calificar sus actitudes de depredadores. Tienen toda la pinta de que son unos crápulas hijos de la gran puta con todas sus letras. Pero basta que salte un testimonio diciendo que tambien las hay que han hecho carrera con el coño evidenciando que hay términos medios entre el blanco y el negro como para que la muchedumbre saque la caja de piedras para lapidar. No se puede decir que hay mujeres (también hombres) que han hecho carrera comiendo nabos, alguna ni siquiera los correctos, ni se puede decir que alguna ha abierto la puerta abriendo las piernas, aun cuando sea un rumor a voces tan cierto como las conductas abusivas de ciertos productores o directores porque eso menoscabaría el testimonio de las abusadas y la escena tiene que ser de buenos y malos para que podamos dormir tranquilos por las noches.

letraescarlata

Y como deben ser malos muy malos, tampoco se puede pedir juicios con garantías para depurar responsabilidades, ni siquiera el derecho a un proceso justo o aludir a la presunción de inocencia antes de condenarlos al ostracismo o borrarlos de fotogramas. Son culpables y punto. Cualquier cosa que no sea el linchamiento son incorrectas.

Quede claro que una mujer tiene derecho a pasearse desnuda en los san fermines jarta a vino si quiere sin que eso justifique que la toquen un pelo, que si los condenan como apuntan las pruebas le caigan las penas que sin duda esos hechos merecerían y que cualquier situación de abuso de poder es execrable, pero vivimos en sociedades desarrolladas. Los procesos penales occidentales suponen que la culpabilidad deba ser demostrada, que se considere a alguien inocente hasta que se demuestre lo contrario, que esta declaración deba hacerse sustentada en pruebas solidas. Hasta acusados de crímenes tan atroces como Bretón son merecedores de una defensa y de procesos con garantías. Estas garantías están en la base de lo que llamamos civilización. Sin ellas volvemos a los tiempos de la letra escarlata. Sin ellas no somos muy diferentes, somos turba infantilizada, somos masa, somos, en definitiva, manada.

Anuncios

Written by Anónimo

diciembre 5, 2017 at 11:37 pm