Lo que más me gusta es salir corriendo

Blog trepidante

Ombligo del mundo mundial y II

leave a comment »

Hace ya unas semanas Rajoy visitó a Obama. Un paso imprescindible para creerse alguien es visitar a los que si son alguién, arrimarse al poder. Luego uno se hace el interesante en la sala de espera del dentista deslizando como quien no quiere la cosa, coño, pues estuve hace poco con mi amigo Barack y…

Mariano, como buen huésped llevó un par de libros (fac-simil) del año de la polca pero valiosos. Obama no cabía en si, ver los libros, dijo, le dio un subidón de la hostia. Luego hablaron, o como se decía en castellano antiguo, despacharon. No sabemos de qué eso si, Mariano es un tipo de temas limitados y no creo que a Obama le interese el fútbol o los toros. Igual Obama le comentó entre risas la gildama que le dieron las hijas de ZP y su vestuario de opera rock gótico o hizo algún chiste comparándolas con Fetido de la familia Adams. Obama tiene esas maldades.

Y después de la visita, ya sabemos, de la que no tenemos detalles, Obama le dio unos M&Ms a Mariano para la vuelta, un ticket de metro para que llegase al Aeropuerto, dando una valoración positiva de la actuación de Mariano durante este tiempo.

Aquí hay que detenerse. Casi todos los medios destacaron que Obama dirigió palabras de elogio a Mariano. Obama aprobó la determinación de Mariano y los esfuerzos del país para superar la crisis. Si esto es así y así lo recogen los medios, caben varias interpretaciones. Una, Obama es un bienqueda, aunque vio a Mariano algo deficiente, o precisamente porque lo vio algo deficiente decidió ser políticamente correcto y darle unas palmadas perrunas para que se fuera feliz (habida cuenta de la poca entidad de los M&Ms)

La segunda que se me ocurre es que Obama no tenga ni puta idea de política exterior. Que efectivamente se crea dicha valoración. Que apruebe a un tipo incapaz, inepto, corrupto y estafador (alguien que alcanza una posición haciendo promesas que no cumple, habiendo dinero de por medio, comete una estafa), es decir, que valide a un tipo que con un pelo de vergüenza habría dimitido porque simplemente no sabe quien es ni que le cuenta pero sus asesores le han dado el visto bueno. Es factible, pero poco posible.

La última es que Obama sepa que Rajoy es un deficiente, un corrupto, un incapaz y un impresentable, pero que le importe un cerote. Esa es a la que pondría yo todas las monedas, porque una cosa esa aceptar ser el muñeco de feria y prestarse a ciertos números para que otros se den el pisto a cambio de ciertas prebendas (Rota) y otra cosa es que esos encuentros efectivamente sean prueba de que España en el orden mundial cuenta.

Anuncios

Written by Anónimo

febrero 12, 2014 a 8:19 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: